jueves, 12 de agosto de 2010

BERENJENAS EN TEMPURA CON MIEL


Ya sabéis los que me leéis que me gusta sorprender a quien se sienta en mi mesa. En este caso, he querido hacer una especie de trampa, presentando estas berenjenas en gajos haciendo que parezcan rodajas de melón. La receta es de esas sencillas pero impresionantes. La berenjena tiene origen indio aunque fueron los árabes los que la comenzaron a cultivar en España, por eso no es de extrañar que sea Córdoba, el lugar donde esta receta es típica. A veces servida con miel de la Alcarria y otras con miel de Caña. En ambas opciones, la combinación es estupenda. Normalmente se trata de berenjena cortada en rodajas o trozos irregulares. Yo la suelo poner en cuñas o triángulos como si cortáramos una rodaja de melón y esta a su vez en trozos. En este caso, he hecho lo mismo, pero sin cortar luego la ,,rodaja,,. De ahí su parecido a las rodajas de melón como podéis ver en la foto.

La receta es tan sencilla como cortar la berenjena como más os guste con o sin piel,  (yo no le quito la piel que en este caso era violeta y me gusta verla y no me molesta) y dejarla que se purgue con un poco de sal y leche hasta casi cubrir.
Yo las dejo unas 2 horas. Puede ser mas tiempo sin problemas. Se trata de que la leche junto con la sal, extraiga el sabor amargo que a veces tiene la berenjena.
Seguidamente sacamos la berenjena, la colocamos sobre papel absorbente y aquí se puede continuar de varias maneras. Simplemente enharinando y friendo en abundante aceite a unos 190º hasta que doren un poco, o como yo lo suelo hacer, que es pasando los trozos de berenejena por una tempura especial verduras (ahora mismo estoy usando tempura de Harinas Santa Rita porque tienen diferentes tempuras dependiendo del producto, verduras, pescado y tempura oriental). Procederemos de la misma manera, friendo en aceite a 190º hasta que doren. Esto es ya al gusto, a mi me gusta doradito, pero se puede dejar la tempura más ligera y más blanquecina.
Al final, un hilo de una miel de calidad si es muy espesa, ligeramente calentada para aligerar la densidad, ó como también me gusta, con miel de caña ó llamada también melaza de caña, más oscura y con un sabor muy característico. Cualquiera de las dos opciones seguro que os gustarán. A mi familia les encanta y cuando nos juntamos todos como en esta ocasión, hasta los pequeños untan las berenjenas en la miel y se relamen de gusto.

1 comentario:

CocinArte dijo...

Uhm...yo las probé en Granada, y aluciné que cosa más buena madre mía!! me voy a copiar con tu permiso esta receta... para disfrutarla en mi casa..

Besos
Núria

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails