viernes, 24 de septiembre de 2010

SARDINAS MARINADAS


La elaboración de estas sardinas marinadas es sencillísima, y como creo que tienen muchos usos en nuestras recetas, he querido enseñároslas. Recetas con anchoas he hecho ya un montón, tanto anchoas en salazón, como boquerones marinados. Si queréis podéis recordar la receta de las sardinas marinadas con vinagre.
El otro día en el curso de tapas de autor, Oscar hizo las sardinas de esta manera. Yo que soy de las que me encanta aprender, asimilé la receta sabiéndo que la haría en cuanto fuera al mercado y viera sardinas frescas. Cosa que ha sucedido sólamente un par de días después. Sardinas fresquísimas a 3€. Qué más podemos pedir? Pescado azul, sanísimo, y encima barato.
Lo único que haremos será, comprar un paquete de sal gorda de estilo a la que se usa para hornear dorada a la sal. (la he comprado en el Mercadona y pone sal para horno). 

Limpiamos a cuchillo las sardinas, primero pasando el cuchillo en sentido contrario a las escamas, para que salgan, luego cortando cabeza y cola y sacando los lomos (aunque no hayáis limpiado nunca pescado, os aseguro que es muy fácil, y si no....pescatero de mis amores....sacame los lomos please). Aunque es posible que lo hagan con los dedos y dejan los lomos un poco destrozaditos. Y aquí queremos que queden todos monos, cortaditos con líneas rectas...
Las pasaremos por agua para acabar de limpiar sangre y escamas y secamos con papel de cocina.
En un tupper cuadrado o regtángular, colocamos un par de hojas de papel de cocina para que absorban el exceso de humedad que se produzca. Encima pondremos una capa que cubra toda la superficie con la sal gorda. Seguidamente pondremos con sumo cuidado una capa de lomos de sardinas que cubriremos con otra capa de sal y si tenemos más sardinas, una segunda de sardinas, culminando con otra de sal. Colocamos la tapa al tupper y metemos en la nevera. Debe estar 24 horas.


Al día siguiente pasado el tiempo, sacaremos las sardinas, que pasaremos por el grifo quitándo bien la sal, secamos con papel de cocina, y colocamos en un recipiente con aceite de oliva virgen extra. Será el elemento que las conserve aproximadamente una semana. Podríamos también congelarlas en el mismo aceite, aunque como no lo he hecho aún, no sé cuál será el resultado, pero pienso hacerlo.
Para la primera vez, podéis hacer una docena de sardinas y probar. Os saldrán 24 lomos. Yo creo que aunque Oscar nos dijo que cuanto más grandes las sardinas mejor, para otra vez, intentaré que sean algo más pequeñas, porque las espinas laterales y centrales, son más finas. He de reconocer, que luego comiéndolas en la coca, no las hemos percibido.

Ya véis que es una receta fácil y que espero que os resulte útil para aperitivos, pintxos, cocas, pizzas....yo al menos, las voy a usar con seguridad en diversos pinchos, aunque estas mismas sardinas, con unos ajitos picados, perejil y sal en escamas, seguro que son un escándalo. Esta misma noche las probamos así y os cuento.

3 comentarios:

Piligoto dijo...

Que ricas esas sardinas, así se hacen también las anchoas, creo. Las haré a ver como salen. Saludos.

Tito dijo...

Me ha encantado esta entrada!

Es una de esas cosas que tengo pendiente de hacer y nunca encuentro el momento, así que me lo apunto!!

Saludos, Tito!

Anónimo dijo...

ni idea de marinar...ja...ja...ja.....

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails