martes, 20 de diciembre de 2011

ROLLITO DE MEJILLON


Hoy os traemos un pintxo fácil de elaborar, que nos encanta y que ya hemos probado en diferentes versiones.
La opción de hacer unos rollitos de pan de molde que nos sirvan como "contenedores" de diversos elementos de relleno, ya la hemos presentado en otras ocasiones. Por ejemplo en los canutillo de tartar de atún o en los rollito de txistorra con pistachos y guarapo y en estos rollitos de chipirón con su caviar que hemos teñido de negro. Las opciones son múltiples y las iremos desarrollando en el futuro.
En este caso queríamos probarlos además de con pan de molde, con otro tipo de masa como la pasta brick, para ver la diferencia. La manera de prepararlos es la misma.

Ingredientes para 10 rollitos:
- 1 lata de mejillones en escabeche
- pasta brick
- 4-6 anchoas en aceite
- 1 caja de queso crema tipo philadelphia
- 1 huevo para pincelar
- cebollino para decorar
- pipetas de plástico (esto se nos ocurrió sobre la marcha buscando los canutillos y encontrándonoslas en un rincón cogiendo polvo)
- canutillos metálicos

Para los rollitos de pasta brick/pan:
Lo primero que haremos será preparar los rollitos. Cortaremos tiras de cada oblea de pasta brick de unos 4-5 cm de ancho que enrollaremos sobre un canutillo metálico para tal fin. Daremos un par de vueltas y luego pincelaremos con huevo batido. Hornear en horno precalentado a 180º con calor arriba y abajo hasta que los veamos dorados. Sacar, dejar enfríar y soltar con cuidado de los canutillos. (en la foto os mostramos la manera de hacerlos, aunque es de otro día en el que lo hicimos con pan de molde).


Para el relleno:
Abrir la lata de mejillones. Cuanto mejor sea la calidad de éstos, mejor será el resultado final, como siempre. Rellenar las pipetas con el líquido de la lata. Reservar.
Sacar los mejillones, quitarles las posibles barbas y ponerlos en un vaso batidor junto con el líquido restante (sólo si se han llenado un mínimo de 8-10 pipetas, sino no echar todo el líquido porque quedaría un relleno poco espeso que se escurriría ).
Añadir en el vaso batidor unos 4-6 lomos de anchoa del Cantábrico así como el queso crema. Batir todo el conjunto. Ha de quedar espesito, aunque una vez refrigerado espesa aún más. El truco es batir el queso con los mejillones y las anchoas, y añadir luego el líquido poco a poco hasta que veamos que tenemos la textura deseada.

Meter el relleno en una manga pastelera que irá una hora mínimo a la nevera, aunque mejor es un par de horas. Pasado ese tiempo, podemos rellenar los rollitos. Colocar de pie sobre un plato. Pinchar en cada uno de ellos una pipeta de la salsa de mejillones y colocar un trozo de cebollino.

Se puede preparar de víspera, tanto el relleno y conservarlo en la manga pastelera en la nevera, como los rollitos (ya sean de pan o de pasta brick) que podemos conservar en una caja de latón.
Hemos de recocer que estéticamente queda mejor la pasta brick, pero siendo honestos en boca, el pan sin duda gana entre las dos opciones. La untuosidad de la crema/pate de mejillones que además es grasa por las anchoas, el queso etc, no está bien compensada con la fragilidad de la brick y si por la robustez y contundencia del pan. Pero como siempre, vosotros sois los que deberéis elegir.

2 comentarios:

Seda de Zanahoria dijo...

Será cosas de red o que hechas de menos tú blog...estas navidades lo volveré a ver bien para sacar recetas ricas. :-)

Mireia Costillas dijo...

La idea y la originalidad es increíble. Acabo de descubrirte, y voy a seguir haciéndolo!

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails